¿Cansados y abatidos?

En un fragmento muy conocido del Sermón de la Montaña Jesús expresó: No os afanéis por la vida, qué habéis de comer o qué habéis de beber; ¿no es la vida más que el alimento y el cuerpo más que el vestido? Mirad las aves del cielo, que no siembran, si siegan ni recogen en graneros; y vuestro Padre Celestial las alimenta. ¿No valéis vosotros mucho más que ellas? ¿Y quién de vosotros podrá, por más que se afane, añadir a su estatura un codo? (Mateo 6:25-26). La mejor maestra de Biblia que tuve durante mi adolescencia y juventud, decía jocosamente que tal texto bíblico era el preferido de todos los vagos… ¡porque ellos se ahorraban hasta el trabajo de pensar!    

¿Enseñaría Jesús que no es necesario esforzarse y trabajar para suplir las necesidades normales de la vida?  Puede que a algunos les gustaría así, pero ignoran que desde la creación del mundo tomó, pues, Jehová Dios, al hombre y lo puso en el huerto del Edén para que lo labrara y lo guardase (Génesis 2:15). Él no creó un lugar idílico para que Adán y Eva admiraran los celajes mientras se amaban el uno al otro, sino para que al sojuzgar la tierra y señorear la creación, lograran todo cuanto necesitaban para una vida bendecida y feliz.

El secreto de la enseñanza de Jesús está en las palabras no os afanéis, que significan no preocuparse ansiosamente. Se dice que los antiguos rabinos judíos enseñaban que la vida más honorable se logra con una combinación de previsión, prudencia y serenidad. Previsión para identificar las necesidades reales, prudencia para buscar cómo suplirlas adecuadamente y serenidad para hacerlo de una manera agradable, pacífica y juiciosa. Solo así pueden evitarse la angustia y la preocupación excesivas. Por ello Jesús insistió en que al igual que el afán no apresura procesos normales de la vida como el crecimiento, igual sucederá en cualquier otro desempeño humano.

Cualquier dificultad, actividad o proyecto que debamos enfrentar, asumámosla con previsión, prudencia y serenidad. Como algunos no emprenden nada sin desatar una guerra campal con ellos mismos y con los demás, con frecuencia terminan muy cansados y abatidos. ¡Todo es cuestión de actitud!

El programa Mensajes de Fe y Esperanza se trasmite de lunes a viernes a las 8:55 pm por los 800 AM (Onda Media)

-Si desea descargar el programa de radio a su PC o Móvil, toque los tres puntos al lado del archivo de audio. Si prefiere recibir nuestras publicaciones a través de su correo electrónico, vaya a la página de inicio y en la parte de abajo encontrará un espacio para escribir su dirección. Así las recibirá todas en el mismo momento en que se publiquen.

-Si quiere compartir esta publicación con otras personas, busque debajo el botón correspondiente. ¡Muchas gracias y que Dios le bendiga!

Un comentario en “¿Cansados y abatidos?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: