La adoración (7)

Muchos piensan que adorar es solo un acto que hacemos cuando nos reunimos con la iglesia, cantamos alabanzas, oramos y escuchamos las enseñanzas de la Palabra de Dios. En programas anteriores hemos insistido en que adorar es mucho más que eso.

Si todas las emociones que experimentamos y el reconocimiento que hacemos sobre la grandeza y el poder del Dios a quien decimos amar con todo el corazón, no las mostramos también después en nuestra conducta diaria, algo ha fallado en nuestra adoración.

Más que en el templo y junto a los hermanos en la fe, donde todo nos incita a glorificar a Dios, el gran reto de los verdaderos creyentes es adorarle a él mostrando una conducta que dignifique nuestras creencias cuando estemos realizando las actividades cotidianas, y mucho más cuando nos relacionemos con personas no creyentes para quienes la fe en Dios no signifique absolutamente nada.

No es necesario cantar, levantar las manos o extasiarnos escuchando enseñanzas hermosas en un culto cristiano para demostrar a otros que adoramos a Dios con todo nuestro corazón, pues a él también le honramos con nuestras acciones y actitudes para con los demás dondequiera que estemos. La calidad de nuestra conducta y la manera en que practicamos nuestra fe en las disímiles ―y a veces frustrantes― circunstancias de la vida común, son un poderoso testimonio. Solo así demostramos a familiares y conocidos que de verdad adoramos a Dios en cada momento de nuestra vida y que “adorar” para nosotros, no es solo una hermosa costumbre que tenemos cuando vamos al templo y nada más…

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: