La verdadera adoración

¿Será que solo adoramos a Dios cuando asistimos a la iglesia? ¿O podemos incluso asistir a un culto y no adorarle como él merece? Lo cierto es que pudiéramos estar presentes en un culto cristiano y no tener un verdadero espíritu de adoración. ¿Te parece absurda esta última declaración? Para muchas personas, la adoración esSigue leyendo «La verdadera adoración»

Temor a actuar indebidamente

¿Por qué será que a veces actuamos de manera incongruente con la fe que profesamos? Hasta el mismo apóstol Pablo nos abre su corazón cuando expresa: Porque lo que hago, no lo entiendo; pues no hago lo que quiero, sino lo que aborrezco, eso hago (Romanos 7:15). ¿Es extraño entonces que nos suceda a nosotros?Sigue leyendo «Temor a actuar indebidamente»

¿Ministros o estrellas de la farándula?

Temo que algunos conceptos bíblicos sobre el ministerio cristiano se hayan distorsionado con el tiempo. Aunque en las iglesias evangélicas se insiste en que todos los creyentes son ministros y siervos de Dios, al parecer se concede una importancia mayor a determinadas labores, mientras que a otras apenas se les valora. Este tema queda muySigue leyendo «¿Ministros o estrellas de la farándula?»

El regalo de la salvación

Muchas personas visitan las iglesias o incluso leen y estudian la Biblia, sin jamás tomar una decisión consciente de convertirse en seguidores de Jesús. ¿Eres tú, un seguidor o una seguidora de Jesús? Visitar la iglesia, relacionarte con creyentes, o incluso leer la Biblia y orar cuando sientes necesidad de hacerlo son buenas acciones peroSigue leyendo «El regalo de la salvación»

El cuidado de los ancianos

Como la expectativa de vida de las personas ha subido en muchos países en los últimos tiempos, en la sociedad contemporánea el número de ancianos es mayor que en épocas anteriores. Ello es una buena noticia para todos porque quienes nacen ahora tendrán la posibilidad de vivir más que sus antepasados. No obstante, como laSigue leyendo «El cuidado de los ancianos»

Seguridad de salvación

Conversando con un creyente fiel ya muy anciano, postrado en cama y a punto de morir, me sorprendió que me dijera: A veces temor morir y no ser salvo. Me falta mucho para ser como Dios quiere. ¡Él era una persona magnífica! Seguía a Cristo desde su juventud y su fidelidad era incuestionable. ¿Le temíaSigue leyendo «Seguridad de salvación»